Vanessa Cano: “Me encantaría trabajar con Clint Eastwood, Woddy Allen o Amenábar”

Vanessa Cano: “Me encantaría trabajar con Clint Eastwood, Woody Allen o Amenábar”

Vanessa Cano se subió a las tablas del teatro hace quince años. Desde entonces, lo  ha compaginado con el cine, la televisión y la publicidad. Es uno de esos rostros que resultan muy familiares en la Comunidad Valenciana gracias a series como “Bon día, bonica”, “Socarrats” o “AutoIndefinits”. A nivel nacional, ha trabajado en el remake de “Cheers” y en “Vaya Tropa”, junto a Arturo Valls.

P. Empezaste a estudiar la diplomatura en Trabajo Social pero acabaste decantándote por el Arte Dramático, ¿Por qué?

R. Simplemente porque era lo que más deseaba. Estudié las dos carreras a la vez por aquello de tener una seguridad y, aunque el Trabajo Social es un mundo que siempre me ha interesado mucho, hubo un momento en el que me dí cuenta de que lo que me apasionaba de verdad era actuar. Decidí dedicarme plenamente a formarme como actriz y creo que es la mejor decisión que podía tomar.

P. Has trabajado en televisión, publicidad, cine y teatro, ¿Dónde te sientes más cómoda?

R. Ufff, no sabría qué decirte. Aunque son medios muy diferentes, para mí la base es la misma; la interpretación. El teatro es apasionante porque, después de mucho trabajo y ensayos, llega el día del estreno y ahí estás tú, delante del público que ve el resultado. Es el aquí y ahora. Sabes que aunque mañana tengas otra función, nunca es lo mismo. Cada día y cada momento son únicos. Siempre es la primera y la última vez. Hay que vivirlo para saber que se siente.

P. Han pasado quince años desde que te subiste por primera vez a las tablas para interpretar “Yerma” de Federico García Lorca, ¿Cómo recuerdas tu primera función?

R.  15?? Ya??.. .La recuerdo con mucho cariño. Los nervios que se te apoderan, La ilusión, La sensación del abismo en el estómago y, sobre todo, la emoción de encontrar algo que te hace tan feliz, de sentirme como pez en el agua.

 P. En tu etapa de formación, has tenido la suerte de tener como profesores a reconocidos directores valencianos como Paco Plaza o Rafa Montesinos, ¿Qué aprendiste de ellos?

 R. Los dos tienen un dominio grandísimo con la cámara. Tanto en la tele como en el cine trabajas para un puntito rojo, que es la luz del objetivo .Es muy complicado tener en cuenta todos los factores que envuelven a un actor en un rodaje .Con ellos descubres que la cámara no es tu enemiga, ni mucho menos, solo tienes que aprender a jugar con ella.  Cuando un actor se encuentra con un director con tanta técnica, tantas ganas y tanto talento no puede hacer otra cosa que absorber todo como una esponja y dejarse llevar.

P. Hablando de directores… ¿Con cuál te gustaría trabajar?

Te diría tantos!!! Amenábar y Woody Allen son muy grandes!. Clint Eastwood consigue que te enamores de todos y cada uno de sus personajes. Hace que no veas al actor. Al menos me olvido de que se llamen Meryl Streep o Hilary Swank o de que tengan un oscar o no, simplemente ves a personas sufriendo, riendo, enamorándose… Para llegar a esa “sencillez” hay detrás un trabajo muy grande y minucioso!.Tiene que ser una gozada trabajar con él.

 P. En 2010 te nominaron a mejor actriz en los XIX Premis de les Arts Escèniques de la Generalitat  por “La ràbia que em fas”, ¿Qué sentiste cuando te lo comunicaron?

 R.  Pues la verdad es que me sorprendió y me alegró mucho. Hacía mucho tiempo que habíamos hecho la última función y no me lo esperaba. Siempre es una sensación muy bonita que valoren y reconozcan tu trabajo pero,  para mí, el mayor reconocimiento y lo que más me alegra es que la gente vaya al teatro, que compre una entrada y se siente a que le cuentes una historia. Y más aún si después se van con ganas de volver. Eso es lo mejor.

P. Uno de tus últimos trabajos en televisión a nivel nacional fue en la serie Cheers, la adaptación que Telecinco hizo de la mítica serie de los 80, ¿Cuáles crees que son las razones de que esta adaptación no calara en la audiencia española?

 R. En Cheers me lo pasé genial. Tuve la suerte de trabajar con gente muy buena, tanto delante como detrás de la cámara. Siempre es una pena que una serie no funcione porque hay muchas personas y mucho esfuerzo detrás de cada proyecto .Creo  que no hay una formula mágica para convencer a la audiencia, son muchos los factores que influyen. Hoy en día,  hay muchísimas cadenas, con lo cual la oferta para el público es enorme. Eso hace que se tenga que hilar muy fino a la hora de crear un producto, pero nunca nadie sabe al cien por cien si gustará o no. Siempre he pensado que hacer un remake, ya sea de una película o de una serie ,es complicado. La gente guarda unos recuerdos de los productos originales y estar a la altura de las expectativas es una tarea muy difícil, sobre todo con una serie que en su momento tuvo tantísimo éxito como Cheers. Quizás sea eso lo que falló o simplemente no era lo que el público quería. El mundo de las audiencias…

P. ¿Qué papel de la historia del cine o la televisión te hubiera gustado interpretar?

 R. Muchos!!. Por ejemplo, el de  Gilda. Es una mujer tan aparentemente fuerte, pero tan rota… Al mismo tiempo la entiendes y la odias. Ese tipo de personajes nos atraen mucho a los actores. Hay muchísimos personajes de la historia del cine que me atraen, pero qué maravilla verlos interpretados por esas actrices!!!. Lo bonito es que un personaje puede ser muy diferente dependiendo de quien lo interprete.

 P. ¿Qué consejo le darías a aquellos jóvenes que sueñan con ser actores y actrices?

R. Que se preparen y se formen bien .En estos momentos tan difíciles que estamos viviendo esta profesión está muy ‘tocada’. Casi no hay producciones y, cuando las hay, es muy difícil acceder a ellas y aunque tengas la suerte de acceder, nadie te dice que vaya a durar. A pesar de ello, sigo pensando que si algo te apasiona tienes que luchar por ello sabiendo lo que hay y con los pies en el suelo. Muchos relacionan ser actor con el glamour y esas cosas. Todo eso parece muy bonito, pero también hay muchísimo trabajo, muchas horas y muchísimo esfuerzo para conseguir un papel o un trabajo bien hecho.

P. Parece que el camino del éxito pasa necesariamente por Madrid y Barcelona, ¿Consideras que el apoyo que se da desde la Comunidad Valenciana al sector audiovisual es suficiente?

 R.  Desgraciadamente, no. Me duele mucho decir esto, pero creo que no se valora ni se explota el potencial que tenemos aquí .Y no me refiero al público, sino a las administraciones, que son las que deberían apoyar la promoción de la cultura valenciana. Sí es verdad que hubo una época en que el audiovisual parecía renacer en Valencia, pero no se cuidó, y si a una planta cuando nace no la riegas y la cuidas, acaba secándose…

P. ¿Tienes algún proyecto a corto plazo que nos puedas contar?

 R. Ojalá pudiera decirte que tengo muchos, .pero en los tiempos que vivimos los proyectos escasean bastante, como he dicho antes. Ahora mismo estoy con un espectáculo infantil y con Todas Muertas,  un espectáculo divertidísimo con el que llevo dos años y con el que iremos a Barcelona en Diciembre. Mientras, seguiremos peleando para intentar que esta profesión tan bonita vuelva a renacer.

Anuncios

Crítica cinematográfica: “Intocable”

FICHA TÉCNICA:

Título: Intocable; Título Original: Intouchables; Dirección: Olivier Nakache, Erik Toledano; Guión: Olivier Nakache, Erik Toledano; Fotografía: Mathieu Vadepied; Montaje: Dorian Rogal-Ansous; Música: Ludovico Einaudi; Intérpretes: François Cluzet, Omar Sy, Anne Le Ny, Audrey Fleurot, Clotilde Mollet, Joséphine de Meaux, Alba Gaia Belluqi, Cyril Mendy, Christian Ameri, Marie-Laure Descoureaux, Gregoire Oestermann; Distribuidora: A Contracorriente Films; Duración: 115 minutos; Nacionalidad: Francia; Año: 2011; Género: Comedia dramática; Estreno en España: 9 de marzo de 2012.

¡Qué nada frene tus ganas de vivir! ¡Rompe barreras! ¡Supera obstáculos!

Olivier Nakache y Erik Toledano nos presentan esta maravillosa historia basada en hechos reales, protagonizada por un aristócrata tetrapléjico, Phillipe (magistralmente interpretado por François Cluzet), que busca un asistente que le ayude en sus tareas del día a día. A las pruebas de selección se presenta Driss (al que da vida Omar Sy), un inmigrante que acaba de salir de la cárcel. Poco a poco, ambos personajes van cuajando una relación entrañable en la que se enfrentan dos mundos opuestos: el extrarradio y la clase alta. Phillipe es un hombre atado a una silla de ruedas con unas ganas increíbles de vivir y de experimentar nuevas sensaciones, y Driss es el picante que necesitaba para resurgir de nuevo tras su accidente.

La película, que podría invitar a la lágrima fácil, saca al espectador una sonrisa en momentos puntuales con las ocurrencias del personaje de Sy, que al principio se resiste a llevar a cabo algunas de sus obligaciones con Phillipe, hasta que el paso del tiempo y su mayor relación con el millonario rompen sus reticencias. La naturalidad y espontaneidad de las acciones de los dos protagonistas, así como la química entre los actores nos emocionan, haciendo cercana la historia y despertando nuestra empatía. La banda sonora, instrumental y en la que predomina el piano, transmite melancolía y añoranza, la añoranza de Phillipe por una libertad arrebatada por un accidente de parapente y una vida en pareja truncada por la trágica enfermedad de su mujer.

Con esta cinta, Nakache y Toledano nos brindan una gran historia de superación, donde la vitalidad del personaje de Cluzet, a pesar de sus limitaciones físicas, traspasa la pantalla hasta contagiarnos. El personaje de Sy nos remite a la raíz del ser humano, obviando acertadamente su exterior y su carisma pone el punto cómico a un film que es una oda a la vida. El segundo matrimonio y las dos paternidades de Phillipe, posteriores a la historia narrada, son la mejor prueba de que cuando nos lo proponemos, nada puede frenarnos, ni siquiera el cruel e ineludible destino. En definitiva, ‘Intocable’ es una muestra de amistad impagable, donde Driss le devuelve a su aristocrático amigo la alegría, esa chispa necesaria para alzar de nuevo el vuelo y disfrutar de todo lo que ansiaba. Este es el mejor regalo que un amigo puede hacerle a otro: una dosis eterna de felicidad.

]

Crítica cinematográfica: “Los juegos del hambre”

FICHA TÉCNICA

Título: Los Juegos del Hambre; Título original: The Hunger Games; Dirección: Gary Ross;  Guión: G. Ross, Suzanne Collins, Billy Ray;  Fotografía: Tom Stern;  Montaje: Stephen Mirrione, Juliette Welfling;  Música: James Newton Howard;  Intérpretes: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Liam Hemsworth, Elizabeth Banks, Woody Harrelson, Wes Bentley, Donald Sutherland, Stanley Tucci y Lenny Kravitz;  Distribuidora: Warner;  Duración: 142 minutos;  Nacionalidad: Estados Unidos; Año: 2012; Género: Thriller, ciencia ficción; Estreno: 20 Abril de 2012

 

 CRÍTICA

¡Que comiencen los septuagésimos cuartos Juegos Del Hambre! Y que la suerte esté siempre, siempre de vuestra parte!

 Esta es una de las frases destacadas de Los juegos del hambre, la que será sin duda la próxima saga cinematográfica de éxito, después de otras tan conocidas como la que protagonizan los vampiros de Crepúsculo o el mago Harry Potter. Pero en esta película no encontraremos ni seres vampíricos ni mágicos. El film está ambientado en un futuro post apocalíptico, donde el Capitolio de Panem (el gobierno central) controla a cada uno de los 12 distritos que componen la sociedad. La forma que encuentran los que tienen el poder para impedir la traición, es celebrando los juegos del hambre, una competición anual televisada a modo de reallity show entre 24 adolescentes (un chico y una chica procedentes de cada distrito) que lucharán a muerte por sobrevivir y salir como vencedores. De todos ellos, solo uno podrá salir con vida; los demás… morirán.

Como toda adaptación cinematográfica, la película omite ciertos momentos que le podrían resultar claves a los fans que leyeron antes los libros. Se trata de condensar, al fin y al cabo, toda la información posible y hacerla entendible para el público general en poco más de 140 minutos. En este aspecto, cabe subrayar la ardua tarea de síntesis de Gary Ross, el director de la película.

Por otro lado, destaca el tratamiento de las escenas de acción. Muchas de las luchas entre los diferentes jóvenes, también llamados tributos, dentro de los juegos, están presentadas como un revuelto de planos muy cerrados en continuo movimiento, que pueden provocar cierto mareo en el espectador. Esta sucesión de planos entrelazados, a pesar de sugerir la sensación de descontrol y pánico, en más de una ocasión reclaman con mayúsculas un plano general para que el espectador pueda ubicar a los personajes dentro de esa acción.

Ligado a esto, puede que resulten excesivos los planos detalle dentro del film. Está claro quién es la protagonista, la brillante actuación de Jennifer Lawrence nos acerca mucho al personaje de Katniss Eveerden. Sin embargo, se incluyen imágenes en el largometraje que pueden resultar innecesarias, a pesar de la belleza de las mismas, ya que no aportan nada nuevo. Por otro lado, se dejan de lado secuencias que pueden ser fundamentales para el entendimiento del film, que tienen que ver más con otros de los protagonistas, como es el caso de Peeta, el compañero de Katniss en los juegos, u otros de los tributos que participan en ellos también.

En la novela de Suzanne Collins, el lector puede encontrar y sentir esa opresión y manipulación de aquellos que tienen el poder y que se valen de los medios de comunicación para hacerlo llegar a los ciudadanos de Panem. Ese control mediático en la película se llega a apreciar muy bien en los anuncios institucionales que el Capitolio emite en los distritos, y en los controles de realización del programa de los juegos.

En definitiva, una adaptación correcta, que a pesar de un montaje demasiado acelerado en algunas partes de la película, consigue llegar al público general gracias a las buenas interpretaciones de los protagonistas, y a la potente banda sonora llevada a cabo por Newton Howard.

Además del éxito que parece estar cosechando la película entre la audiencia, el espectador ya se encuentra en la primera parte con pequeñas muestras en las tramas y las subtramas que evidencian que la saga continuará también en los cines.


REC 3, Plaza nos muestra el génesis

[REC]3, PLAZA NOS MUESTRA EL GÉNESIS

La tercera entrega de una de las más exitosas sagas del cine español, la marca “Rec”, no ha dejado a nadie indiferente. Eran muchos los que esperaban ansiosos el prólogo de la historia con la que Jaume Balagueró y Paco Plaza, cámara en mano, fascinaron por primera vez en 2007.

Póster oficial de "Rec 3". Fuente: FOTOGRAMAS

El argumento de esta nueva película nos traslada a la boda de los dos protagonistas de la historia, Clara (Leticia Dolera) y Koldo (Diego Martín). Todo comienza como cualquier ceremonia nupcial, esa a la que todo hijo de vecino ha asistido y sufrido, para acabar como una verdadera Apocalipsis zombi (esto ya sí más entretenido), o en este caso demoníaca (todavía más), ya que son figuras o símbolos religiosos lo único que puede detener de alguna manera a los infectados.

Fotograma de la película. Fuente: http://www.recoficial.com

No quiero olvidarme de destacar la gran actuación de Leticia Dolera, impresionante en el papel de “chica mala”. Adherida al argumento nos encontramos, como no, la típica lucha de los enamorados por sobrevivir juntos hasta el final, dejando por el camino a amigos, familiares o mártires. El nuevo giro argumental deja abierta la posibilidad de nuevas entregas e incluso un spin off.

Técnicamente uno de los aspectos más importantes de esta nueva entrega es el abandono de la grabación en primera persona (versión cámara al hombro), santo y seña de las dos primeras películas y que tan gran resultado produjo a su director, Paco Plaza.

En definitiva, película gore más cerca del entretenimiento y diversión que realmente del puro miedo, del que apenas se pueden catalogar un par de sustos o cierta incertidumbre en un par de escenas.