Crítica teatral: “La novia de Gary Cooper”

La novia de Gary Cooper

Se está perdiendo la enriquecedora aventura de ir al teatro. A un lugar donde, aprender, disfrutar o sentir resulta una experiencia sumamente agradable. El pasado viernes se representó en Alzira “La novia de Gary Cooper” una obra de teatro que mezcla el mundo real con el mundo de los sueños.  En ella se puede apreciar una combinación realidad-ficción que llama la atención del espectador durante los 90 minutos de su duración.

“La novia de Gary Cooper” / Fuente: María Redondo

El argumento gira en torno a dos personajes. Dos trabajadores de un teatro, ella una limpiadora y él un técnico de iluminación. Durante la primera parte de la obra ambas mantienen un relación amor- odio que resulta muy cómica para el espectador. El punto culminante de la acción es cuando ella abre su corazón y cuenta cuáles son sus sueños.

Es en este momento cuando la trama de un giro inesperado, se pasa al mundo onírico y el actor, muy acertado en su interpretación, cambia de personaje y se convierte en un autor de novelas que puede hacer y deshacer lo que quiera. Aquí la actriz está perdida, no sabe distinguir la verdad de la ficción y se deja llevar a un mundo feliz acompañada por él.

Cabe destacar el papel de los dos y únicos actores; Pep Sellés realiza una excelente improvisación, sabe interpretar a la perfección varios personajes completamente antagónicos. Tal vez recuerden a Sellés por su papel en la desaparecida serie valenciana Socarrats, también tienen un amplio currículo en obras teatrales como: Reecuentros o Una de 4 formatges. Desde un electricista hasta un autor fracasado de novelas. Por su parte Pepa Miralles encarna a una mujer trabajadora, maltratada y luchadora en la vida que sueña entre otras cosas con ser La novia de Gary Cooper. Pepa Miralles ha participado en series tan exitosas como L’Alqueria Blanca o Autodefinits. Ambos actores mantienen una complicidad especial en el escenario.

El decorado es sencillo, un simple escenario de un teatro con dos sillones encima de una escalera y un atril. No hace falta más, los dos actores saben llenar el escenario. Con pocos cambios de vestuario y un simple decorado consiguen representar una obra de teatro llena de cambios interpretativos que llama la atención del espectador.  El juego de luces y sonido  acompaña durante toda la actuación.

Otro de los aspectos curiosos es que hay varios momentos en la obra donde el actor interactúa con el público. De una forma cómica y divertida saca una sonrisa. Cabe destacar que la obra es valenciano, algo excepcional hoy en día.

La directora de esta obra, Gemma Miralles afirma: “Se trata de una comedia a veces hilarante y a veces amarga en la que estos dos personajes con falta de recursos emocionales e intelectuales pero irremediablemente encantadores, vuelven a enseñarnos sus miserias de una manera maravillosa”.

“La novia de Gary Cooper” / Fuente: María Redondo

Por María Redondo
Anuncios

El legado de la guerrilla

Los maquis, grandes héroes olvidados

El pasado 30 de marzo se inauguró en el patio de etnología del Museo de Bellas Artes de Castellón la exposición fotográfica ‘El legado de la guerrilla (1942-1952)’, de Juan Plasencia. Esta obra recoge 37 fotografías de los últimos guerrilleros antifranquistas, personas que en momentos puntuales acuden borrosas a nuestra memoria y cuya voz merece oírse más alta y clara que nunca. Esta obra se llevó a cabo tras recorrer23.000 kilómetros, ya que las instantáneas se realizaron en las casas de los personajes.

Juan Plasencia, en el Patio de Etnología del Museo de Bellas Artes, donde se encuentra la exposición. Fuente: Cristina Ramón

Para Juan Plasencia, autor de las fotografías, esta exposición servirá para que la gente pueda acercarse al guerrillero español a través de una estética artística. Fotográficamente, busca elementos que tengan “un mensaje válido para la actualidad”, y a la hora de realizar este trabajo vio personas que lucharon por unas ideas “justas”, y que fueron un “aval” para la sociedad. Plasencia destaca la capacidad de “darlo todo por el prójimo” de los maquis, personas “muy maltratadas históricamente”. Su primer trabajo fotográfico se tituló ‘La sal de la Tierra’, dedicado a los últimos trabajadores artesanos españoles, con un gran valor “humano”. Actualmente está inmerso en un proyecto sobre Vincent Van Gogh.

Sala donde se encuentra expuesta la exposición ‘El legado de la Guerrilla’. Fuente: Cristina Ramón

La elaboración de este proyecto llevó aparejada una ardua labor de documentación. El autor contó con la colaboración del historiador y documentalista Salvador F. Cava, Benito Díaz, Jaume Valls, José Aurelio y Adolfo Pastor. Plasencia asegura que las experiencias que le contaron los fotografiados eran “épìcas y dolorosas”. La obra, que podía visitarse en el museo castellonense hasta ayer, 29 de abril, también estuvo expuesta en La Nau de Valencia en el mes de marzo y en la Fundación La Caixa de Vinarós en abril y en las Torres de San Miguel de Morella en 2011. Ojalá que exposiciones como esta sirvan para que la historia devuelva a estos héroes al lugar que merecen.

 Cinco personas, cinco historias, una lucha.

Estos son algunos  de los protagonistas de esta exposición y su historia de lucha y supervivencia:

Amadora Martínez García, ‘Rosita’Nacida en Atalaya, Villar del Saz, Cuenca, en 1930. Ella y sus hermanas se incorporaron al Monte en noviembre de 1949 junto a su cuñado y su padre, ambos caídos en las guerrillas. Estuvo en el grupo guerrillero de los sectores números 5 y 11. Fue detenida el 25 de julio de 1951, al poco de llegar a Yecla, donde vivió en casa de Matilde Rovira. Pasó 7 años en prisión y en 1960 contrajo matrimonio con Miguel Paidal, guerrillero de la agrupación de Granada.


Emencio Alcalá Ruiz, ‘Germán’. Natural de San Martín de Boniches, Cuenca, donde  vino al mundo en 1928. Hijo, hermano y sobrino de guerrilleros. En septiembre de 1949 ingresó en la AGLA junto a otros 14 jóvenes de San Martín de Boniche. Diez de ellos fallecieron en la guerrilla, entre ellos su padre y su hermano. Realizó de enlace entre los diversos grupos del sector 5 en los montes de Cuenca. Abandonó la guerrilla el 13 de mayo de 1951 y cumplió condena en el penal de Burgos. 

 Piedad García de la Rosa. Vino al mundo en Villavelid, Valladolid en 1931. Es la viuda de Adelino Pérez Salva, ‘Teo’ (Villalonga, Valencia, 1917 – Gandía, 2009). Pérez estuvo activo en el XIV cuerpo guerrillero y en la resistencia. Ayudó en la dirección de la AGLA, a la que fue enviado por el PCE en octubre de 1948 a Peregrín Pérez, ‘Ricardo’. Una vez fallecido Peregrín, ‘Teo’ se ocupó de la organización de los mandos de la AGLA. Fue a Francia en 1951 y regresó el mismo año con los planes de evacuación. Su militancia activa y clandestina en el PCE son lo más destacable de su trayectoria.

Ángel Ruiz Toledo, ‘Peñaranda’. Nació en Madrid en 1930, aunque está afincado desde niño en Rubielos Bajos, Cuenca. El 27 de abril de 1948 se incorpora junto a tres jóvenes de su pueblo a la 5º división manchega, aprovechando una acción de ayuda de la AGLA. En uno de los intentos de recuperación de explosivos de la Guerra Civil, le explotó una bomba hiriéndole gravemente en el rostro, cuando estaba destinado en el sector 11. Se decidió su traslado a Francia en las reuniones de Cerro Moreno de octubre de 1949.

Alejandro Barroso Escudero, ‘Mejicano’. Nacido en Bohonal de Ibor, Cáceres en 1926. Junto con sus hermanos colaboró con los huidos de Extremadura desde 1940. En 1943 todos se habían incorporado a la guerrilla. Él y su hermana Daniela se unieron ese mismo año a la 14º división de la formación de Jesús Gómez, ‘Quincoces’. Daniela se enamoró de Pedro Sebastián Jiménez, ‘Madroño’, padre de su hijo. Ambos pasaron a las 13º división de la unidad ‘Chaquetalarga’ tras el asalto del campamento de Cerro Ballesteros en 1946, el cual abandonaron el 6 de junio del mismo año. Sus otros hermanos fueron detenidos.

*Fotografías  cedidas por Juan Plasencia

Por Cristina Ramón (@CristinaRamon)

Quique Macías: “En mis monólogos hablo de lo que me ocurre y de lo que opino”

Quique Macías: “En mis monólogos hablo de lo que me ocurre y de lo que opino”

Quique Macías / Fuente: http://www.quiquemacias.com

Quique Macías  se dedica profesionalmente al mundo de la comedia desde hace 10 años. Desde entonces, ha colaborado en numerosos programas de radio y televisión. Se licenció en Psicología pero siempre tuvo clara cuál era su vocación, subirse a los escenarios para hacer reír al público. Forma parte de ese selecto grupo de cómicos del canal de televisión Paramount Comedy. Actualmente, compagina sus actuaciones con la dirección de la Escuela Superior de Comedia, fundada por él mismo y por el también cómico, Miguel Lago. Hablamos con él tras su actuación en Valencia del pasado sábado para conocer, de primera mano, los entresijos del mundo de la comedia y la faceta más desconocida del cómico vallisoletano.

Momento de una de las actuaciones de la gira “10 cómicos 10” de Paramount Comedy / Fuente: http://www.quiquemacias.com

P. Estudiaste Psicología pero terminaste haciendo comedia ¿Cuándo y cómo decidiste dar ese cambio a tu carrera profesional?

R. Soy bastante curioso  y, por eso, creo que me encanta la psicología. De hecho, todavía leo bastante al respecto aunque, siempre supe que no era mi vocación ni, sobre todo,  lo que mejor se me daba en  la vida. Siempre tuve claro que quería escribir. La comedia llegó cuando hubo que defender esos textos que generaba encima de un escenario y lo más cómodo era hacerlo yo mismo. La ley del mínimo esfuerzo ha sido mi máxima. Pese a dedicarle muchísimas horas tengo muy pocas veces la sensación de estar trabajando…

P. ¿Cómo fue tu primera vez encima de un escenario?

R. La primera vez fue en mi colegio con trece años representando La Flauta Mágica, yo hacía de Sarastro que, como todo el mundo sabe, es el que parte el bacalao.

P. El público valenciano es…

R. Uno de los mejores junto con el del País Vasco y el de Castilla y León.

P. ¿Dónde encuentras la inspiración para escribir tus monólogos?

Como cómico hay un momento en tu carrera en la que tienes que tomar una decisión: o haces humor de laboratorio o hablas de tus experiencias. En mi caso únicamente hablo de lo que me ocurre y, por supuesto, de lo que opino.

P. En 2007 fundas, junto con Miguel Lago, la Escuela de Comedia, ¿Cómo surge este proyecto?

R. Miguel y yo estuvimos mucho tiempo leyendo libros americanos sobre técnica de comedia que nos permitieron mejorar mucho en el escenario. Hubo un momento en que todo ese conocimiento y nuestra experiencia profesional cristalizó en un proyecto empresarial que es la EOC (Escuela Superior de Comedia). La filosofía del proyecto fue dar la formación que a nosotros nos hubiera gustado recibir cuando empezamos en este oficio.

Ahora, por cierto, soy el director y tengo pensado dejarme una perilla finita de esas que dan tanta grima.

P. ¿Qué consejo le darías a todos aquellos que quieren hacer del humor su forma de vida?

R. Que tengan en cuenta que es en un mercado muy competitivo. Hay que formarse, dedicarle mucho tiempo de manera constante y ser un apasionado.

P. Con el chaparrón de malas noticias que está cayendo, ¿Sentís los cómicos una mayor responsabilidad por hacer reír a la gente?

R. Yo, desde luego, no. Lo mío es más sencillo: la gente viene a verme y cuento lo que pienso y lo que siento de una manera en la que se rían. Hablo con verdad de lo que ocurre y eso el público lo agradece.

P. ¿Son buenos tiempos para la comedia?

R. El trabajo nos ha descendido, como a todos los españoles. Atrás han quedado las temporadas que hacíamos doscientas cincuenta actuaciones al año. Ahora vivo menos en la carretera y eso me permite hacer otras cosas. No me quejo.

P. Aparte de cómico eres escritor. En junio sale tu nuevo libro de poesía “La nostalgia del guepardo”. Háblanos sobre esta faceta tuya más desconocida…

R. Siempre he escrito poesía, nunca relato o prosa. Luego llegó el Stand up que es muy parecido porque trabajas por líneas, que es lo más parecido a trabajar con versos.

Suelo tener durante meses un poema en la cabeza que realmente me obsesiona, lo acabo y surge otro. Un coñazo, vamos. De ahí salen mis libros.

P. En uno de tus monólogos hablas del antirromanticismo pero, en cambio, eres todo un poeta, ¿Cómo es el verdadero Quique?

R. No creo que sea el típico “afectado” que escribe poesía ni el típico graciosillo que hace comedia. Ahora mismo me parece interesante lo que se cuece en torno al amor y el anti amor: la lealtad, la pasión, la seducción, el cariño… pero también los juegos de poder, las mezquindades, la infidelidad, las inseguridades, los complejos, etc.

P. ¿Cuáles son tus proyectos más inmediatos?

R. Antes de verano debería tener grabado la segunda parte de mi monólogo  “Antirromanticismo” para Paramount Comedy y casi acabado un manual sobre Comedia. Lo demás, no se puede decir…

Por Marta Martínez (@MartaMtnez)

Crítica cinematográfica: “Intocable”

FICHA TÉCNICA:

Título: Intocable; Título Original: Intouchables; Dirección: Olivier Nakache, Erik Toledano; Guión: Olivier Nakache, Erik Toledano; Fotografía: Mathieu Vadepied; Montaje: Dorian Rogal-Ansous; Música: Ludovico Einaudi; Intérpretes: François Cluzet, Omar Sy, Anne Le Ny, Audrey Fleurot, Clotilde Mollet, Joséphine de Meaux, Alba Gaia Belluqi, Cyril Mendy, Christian Ameri, Marie-Laure Descoureaux, Gregoire Oestermann; Distribuidora: A Contracorriente Films; Duración: 115 minutos; Nacionalidad: Francia; Año: 2011; Género: Comedia dramática; Estreno en España: 9 de marzo de 2012.

¡Qué nada frene tus ganas de vivir! ¡Rompe barreras! ¡Supera obstáculos!

Olivier Nakache y Erik Toledano nos presentan esta maravillosa historia basada en hechos reales, protagonizada por un aristócrata tetrapléjico, Phillipe (magistralmente interpretado por François Cluzet), que busca un asistente que le ayude en sus tareas del día a día. A las pruebas de selección se presenta Driss (al que da vida Omar Sy), un inmigrante que acaba de salir de la cárcel. Poco a poco, ambos personajes van cuajando una relación entrañable en la que se enfrentan dos mundos opuestos: el extrarradio y la clase alta. Phillipe es un hombre atado a una silla de ruedas con unas ganas increíbles de vivir y de experimentar nuevas sensaciones, y Driss es el picante que necesitaba para resurgir de nuevo tras su accidente.

La película, que podría invitar a la lágrima fácil, saca al espectador una sonrisa en momentos puntuales con las ocurrencias del personaje de Sy, que al principio se resiste a llevar a cabo algunas de sus obligaciones con Phillipe, hasta que el paso del tiempo y su mayor relación con el millonario rompen sus reticencias. La naturalidad y espontaneidad de las acciones de los dos protagonistas, así como la química entre los actores nos emocionan, haciendo cercana la historia y despertando nuestra empatía. La banda sonora, instrumental y en la que predomina el piano, transmite melancolía y añoranza, la añoranza de Phillipe por una libertad arrebatada por un accidente de parapente y una vida en pareja truncada por la trágica enfermedad de su mujer.

Con esta cinta, Nakache y Toledano nos brindan una gran historia de superación, donde la vitalidad del personaje de Cluzet, a pesar de sus limitaciones físicas, traspasa la pantalla hasta contagiarnos. El personaje de Sy nos remite a la raíz del ser humano, obviando acertadamente su exterior y su carisma pone el punto cómico a un film que es una oda a la vida. El segundo matrimonio y las dos paternidades de Phillipe, posteriores a la historia narrada, son la mejor prueba de que cuando nos lo proponemos, nada puede frenarnos, ni siquiera el cruel e ineludible destino. En definitiva, ‘Intocable’ es una muestra de amistad impagable, donde Driss le devuelve a su aristocrático amigo la alegría, esa chispa necesaria para alzar de nuevo el vuelo y disfrutar de todo lo que ansiaba. Este es el mejor regalo que un amigo puede hacerle a otro: una dosis eterna de felicidad.

]

Crítica cinematográfica: “Los juegos del hambre”

FICHA TÉCNICA

Título: Los Juegos del Hambre; Título original: The Hunger Games; Dirección: Gary Ross;  Guión: G. Ross, Suzanne Collins, Billy Ray;  Fotografía: Tom Stern;  Montaje: Stephen Mirrione, Juliette Welfling;  Música: James Newton Howard;  Intérpretes: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Liam Hemsworth, Elizabeth Banks, Woody Harrelson, Wes Bentley, Donald Sutherland, Stanley Tucci y Lenny Kravitz;  Distribuidora: Warner;  Duración: 142 minutos;  Nacionalidad: Estados Unidos; Año: 2012; Género: Thriller, ciencia ficción; Estreno: 20 Abril de 2012

 

 CRÍTICA

¡Que comiencen los septuagésimos cuartos Juegos Del Hambre! Y que la suerte esté siempre, siempre de vuestra parte!

 Esta es una de las frases destacadas de Los juegos del hambre, la que será sin duda la próxima saga cinematográfica de éxito, después de otras tan conocidas como la que protagonizan los vampiros de Crepúsculo o el mago Harry Potter. Pero en esta película no encontraremos ni seres vampíricos ni mágicos. El film está ambientado en un futuro post apocalíptico, donde el Capitolio de Panem (el gobierno central) controla a cada uno de los 12 distritos que componen la sociedad. La forma que encuentran los que tienen el poder para impedir la traición, es celebrando los juegos del hambre, una competición anual televisada a modo de reallity show entre 24 adolescentes (un chico y una chica procedentes de cada distrito) que lucharán a muerte por sobrevivir y salir como vencedores. De todos ellos, solo uno podrá salir con vida; los demás… morirán.

Como toda adaptación cinematográfica, la película omite ciertos momentos que le podrían resultar claves a los fans que leyeron antes los libros. Se trata de condensar, al fin y al cabo, toda la información posible y hacerla entendible para el público general en poco más de 140 minutos. En este aspecto, cabe subrayar la ardua tarea de síntesis de Gary Ross, el director de la película.

Por otro lado, destaca el tratamiento de las escenas de acción. Muchas de las luchas entre los diferentes jóvenes, también llamados tributos, dentro de los juegos, están presentadas como un revuelto de planos muy cerrados en continuo movimiento, que pueden provocar cierto mareo en el espectador. Esta sucesión de planos entrelazados, a pesar de sugerir la sensación de descontrol y pánico, en más de una ocasión reclaman con mayúsculas un plano general para que el espectador pueda ubicar a los personajes dentro de esa acción.

Ligado a esto, puede que resulten excesivos los planos detalle dentro del film. Está claro quién es la protagonista, la brillante actuación de Jennifer Lawrence nos acerca mucho al personaje de Katniss Eveerden. Sin embargo, se incluyen imágenes en el largometraje que pueden resultar innecesarias, a pesar de la belleza de las mismas, ya que no aportan nada nuevo. Por otro lado, se dejan de lado secuencias que pueden ser fundamentales para el entendimiento del film, que tienen que ver más con otros de los protagonistas, como es el caso de Peeta, el compañero de Katniss en los juegos, u otros de los tributos que participan en ellos también.

En la novela de Suzanne Collins, el lector puede encontrar y sentir esa opresión y manipulación de aquellos que tienen el poder y que se valen de los medios de comunicación para hacerlo llegar a los ciudadanos de Panem. Ese control mediático en la película se llega a apreciar muy bien en los anuncios institucionales que el Capitolio emite en los distritos, y en los controles de realización del programa de los juegos.

En definitiva, una adaptación correcta, que a pesar de un montaje demasiado acelerado en algunas partes de la película, consigue llegar al público general gracias a las buenas interpretaciones de los protagonistas, y a la potente banda sonora llevada a cabo por Newton Howard.

Además del éxito que parece estar cosechando la película entre la audiencia, el espectador ya se encuentra en la primera parte con pequeñas muestras en las tramas y las subtramas que evidencian que la saga continuará también en los cines.


Crítica teatral: “Dos hombre solos,sin punto com… ni ná”

Dos hombres ¿Solos?

Del 26 al 29 de abril el Teatro Flumen acoge la función “Dos hombres solos, sin punto com… ni ná”.

Cartel de la obra. Fuente: Teatro Flumen

La obra nos muestra un día cualquiera en la vida de dos peculiares amigos andaluces que comparten piso. Uno de ellos es Manolo, amo de casa que ronda los cincuenta y homosexual no reconocido. Su compañero, de piso y solo de piso a pesar de lo que se rumorea por el vecindario, es Rodrigo Ponce, un heterosexual “muy macho” que trata por todos los medios de que su amigo saque su vena más masculina para evitar que los relacionen sentimentalmente en el barrio.

Los actores, andaluces por los cuatro costados, dominan a la perfección el arte del humor y de la improvisación logrando sacar una carcajada constante al espectador, quien desde su butaca, se siente uno más de la escena representada. El punto de inflexión de esta obra cómica monologada se da cuando Manolo mira hacia platea y se da cuenta de que el salón de su casa se ha llenado de gente. Parece ser que los dos hombres no estaban tan solos como así se nos hacía creer con el título de la obra. Es en este momento cuando la participación y la interacción con el público cobra un sentido real. Los protagonistas, como buenos anfitriones, acogen al público y consiguen que éstos se sientan como en casa, tanto que algún espectador tiene la suerte o desgracia de formar parte de la obra por unos minutos participando en la propia escena, entrando al mismísimo salón. A partir de este momento, la obra toma una dirección totalmente nueva donde el espectador puede disfrutar de cada uno de los protagonistas en su faceta de monologuistas. Cabe decir que ambos, cada uno en su estilo, están soberbios.

Los temas tratados, como no podían ser otros, giran en torno a la amistad, el amor, la homosexualidad, la heterosexualidad y el sobrepeso, este último reservado única y exclusivamente a Don Manolo Medina, quién demuestra ser muy grande y no solo en cuanto a kilos se refiere.

Con grandes dosis de humor y muy poca vergüenza, los actores se desnudan (interpretativamente hablando) y sacan a relucir ese arte tan andaluz que les caracteriza. Los espectadores que decidan hacer una visita a sus nuevos vecinos de la calle Gregorio Gea han de estar preparados para las casi tres horas de mucha risa que les espera por delante para no acabar con las mandíbulas desencajadas. Viendo la obra no es de extrañar que lleve ya diez años en cartel recorriendo las principales ciudades españolas con ese sentido del  humor que nunca pasa de moda. En definitiva, todo aquel que quiera pasar un rato agradable, en familia y que no le importe reírse hasta de su propia sombra tiene una cita con dos andaluces afincados en Valencia hasta el próximo domingo. Pasen, acomódense, disfruten  y rían, sobre todo, rían.

Por Marta Martínez (@MartaMtnez)

[youtpube=http://youtu.be/YWgjvdnkedg]

Alzira se viste de cultura

Alzira se viste de cultura

La cultura llega a todos los municipios valencianos. Durante los próximos meses arte, teatro, literatura y música impregnarán Alzira. El próximo fin de semana llega cargado de estrenos.

El viernes 27 de abril se representa la obra  “La  novia de Gari Cooper” en el Gran teatro de Alzira a las 20:30 horas. Esta comedia en valenciano es apta para todos los públicos. El precio de las entradas varía de4 a8 euros.

Cartel promocional de "La nóvia de Gary Cooper". Fuente: Ayuntamiento de Alzira

El sábado 28 se cambia de género y está dedicado a la música clásica, a las 19.30 en la Casa de la Cultura.  El concierto se titula “Trío Nuevo” donde interpretarán temas de tres conocidos compositores como son Pablo Sarasate, Bela Bartok i Astor Piazzolla. El precio de la entrada es de 3 euros y reducida de 2 euros.

Para adquirir entradas u obtener más información de todos los eventos culturales puede consultar en: www.alzira.portaldetuciudad.com