Crónica teatral: Feliz cumpleaños, Señor Ministro

Feliz cumpleaños, Señor Ministro

Feliz Cumpleaños, Sr. Ministro, es la obra de teatro que se ha representado durante los días 2, 3 y 4 de mayo en la Sala Carolina de Valencia

Una historia en la que un antiguo grupo de amigos se reúne después de veinte años para ponerse al día y sacar a la luz los trapos sucios que un día trataron de ocultar

Los visitantes a la entrada de la sala. / Fuente: Silvia Illescas

A las 20:10 ya eran varios los grupos de personas que esperaban en la fachada de la Sala Carolina para poder entrar y ver el espectáculo. Veinte minutos después, atravesaban las puertas que les conducirían a la sala en la que se representaría la obra.

Fuente: Silvia Illescas

Se apagan las luces y se abre el telón. Todo el mundo se cerciora de tener sus móviles apagados para que nada les interrumpa la función. Y allí está Daniel, el primer personaje al que conocemos. Un hombre de edad avanzada que lee el periódico en la que parece ser su casa. El escenario, sencillo pero representativo, y la manera de estar del personaje nos permiten deducirlo. Por el momento, no sabemos nada más de él.

De repente, irrumpe en el escenario Luis, el segundo personaje al que conocemos en la obra. Y recalcamos el conocemos porque él mismo se presenta ante el espectador. Todo parece quedarse en pausa para que sepamos quién es: un hombre más joven, constructor y funcionario,  una persona tierna y también cobarde. Una vez presentado, se reanuda la acción. Daniel recibe a Luis en su casa y empieza el diálogo y la interacción entre ambos. Los enfrentamientos son una constante entre ellos.

Después de Luis, llegan Carlos y Roberto (al que ahora conocemos como Rebeca). Carlos es doctor, era el chico inteligente y aventurero del grupo, y ahora ha termiando enganchado a las drogas. Su mujer le engaña con uno de los miembros del grupo: el señor ministro. Y Roberto ahora es Rebeca. Siempre quiso ser mujer, y al final lo consiguió. Ahora trabaja como prostitua de lujo.

Tres personajes que siguen un mismo patrón en la obra, llaman a la puerta para entrar en la reunión que se está celebrando, y antes de que prosiga la acción se presentan al espectador para ponerle en contexto. Observamos, que todos ellos mantienen una relación conflictiva con el dueño de la casa, el único personaje que no se ha presentado. Pero ya lo vamos conociendo… por los enfrentamientos y los comentarios de sus antiguos compañeros, parece ser alguien cínico, irónico y que se vale de las sátiras.

Por último entra en escena Raúl, también conocido como señor ministro. Él tampoco se presenta. Acude sin saber que en la casa se estaba celabrando la reunión. Después de que se inicien las tensiones entre los diferentes personajes, acaba el primer acto con un cadáver cayendo al abrirse la puerta.

Fuente: Silvia Illescas

Una breve pausa y volvemos a la historia. El segundo acto nos cuenta la relación entre Daniel y el personaje que acabamos de ver caer muerto: Tony. Un falsh-back nos explica la historia de dicho personaje y cómo ha llegado hasta ese punto. Tony es el amante de Raúl. Daniel está dolido, porque fue la pareja del ministro durante muchos años hasta que éste se cansó de él. Como venganza, urde un plan en el que Tony acaba muerto.

Y por último, es en el tercer acto en el que se ejecuta la venganza de Daniel. Raúl acaba suicidandose ante la angustia de ser descubierto como homosexual. Suplica a sus antiguos amigos, esos que le admiraban pero a los que ha hecho tanto daño y a los que ha traicionado. Sus lamentos, evidentemente,  no sirven de mucho. Se acabaron los 5 mosqueteros, dice uno de los personajes. Al final el grupo escoge a Barrabás (identificado con Daniel) en vez de a Jesús.

La obra, que cuenta con unas actuaciones brillantes, acaba tras los 90 miniutos de duración. Bajo la dirección de Rafael Mendizábal, la historia de venganza, corrupción y amor suscita los sinceros aplausos de un público entregado que tras acabarse la función saluda y felicita personalmente a cada uno de los actores.

Fuente: Silvia Illescas

Anuncios

Piter Pardo o el showman multiusos

Piter Pardo o el showman multiusos

Si tengo que  ser sincero durante toda mi vida siempre he acudido a espectáculos arrastrado por la figura o carisma del protagonista, equivocándome así quizá, en darle alguna oportunidad a los artistas desconocidos (o semi), esos en los que en muchos casos reside el verdadero arte. Pero el otro día acudí al Urban Café en Valencia, al espectáculo de un tal Mago Piter, al que un amigo mío ya conocía. Y he de reconocer que la experiencia fue bastante gratificante. Piter, como se hace llamar, ya desde el principio demostró que dominaba una de las principales características que alguien que se sube al escenario debe tener, la capacidad de conectar con el público y de interactuar con él. Aunque, también es verdad, que su gracioso acento marcado le ayudaba bastante a ello.

Desde el minuto uno consiguió esa simbiosis, que es lo que te puede llegar a salvar el número, también subió a gente asistente para que le ayudará en alguno de sus trucos, mientras intercambiaba palabras graciosas y llenas de ironía con ellas, algo que siempre gusta ver siempre y cuando no eres tú mismo el protagonista.

Se hace llamar Mago Piter porque magia quizá sea lo que más haga, pero no todo se queda ahí, ya que junto al hecho de hacer aparecer y desaparecer algún que otro objeto o carta, va dejando en el camino imitaciones, números de ventriloquia y chistes. Algunos de ellos conocidísimos pero que tienen la virtud del que lo cuenta. Sin llegar a un grandísimo nivel sí consiguió aprobar en todos los apartados, dejando al público entre asombrado y desternillado.

Es de agradecer que en un mismo acto y en tan solo algo más de una hora se aúnen tantos aspectos sin dejar lugar al aburrimiento. Se trata por lo tanto de un artista bastante completo y recomendable.


Por Juan Carlos Romero (@jcarlosrom)

Crítica teatral: “La novia de Gary Cooper”

La novia de Gary Cooper

Se está perdiendo la enriquecedora aventura de ir al teatro. A un lugar donde, aprender, disfrutar o sentir resulta una experiencia sumamente agradable. El pasado viernes se representó en Alzira “La novia de Gary Cooper” una obra de teatro que mezcla el mundo real con el mundo de los sueños.  En ella se puede apreciar una combinación realidad-ficción que llama la atención del espectador durante los 90 minutos de su duración.

“La novia de Gary Cooper” / Fuente: María Redondo

El argumento gira en torno a dos personajes. Dos trabajadores de un teatro, ella una limpiadora y él un técnico de iluminación. Durante la primera parte de la obra ambas mantienen un relación amor- odio que resulta muy cómica para el espectador. El punto culminante de la acción es cuando ella abre su corazón y cuenta cuáles son sus sueños.

Es en este momento cuando la trama de un giro inesperado, se pasa al mundo onírico y el actor, muy acertado en su interpretación, cambia de personaje y se convierte en un autor de novelas que puede hacer y deshacer lo que quiera. Aquí la actriz está perdida, no sabe distinguir la verdad de la ficción y se deja llevar a un mundo feliz acompañada por él.

Cabe destacar el papel de los dos y únicos actores; Pep Sellés realiza una excelente improvisación, sabe interpretar a la perfección varios personajes completamente antagónicos. Tal vez recuerden a Sellés por su papel en la desaparecida serie valenciana Socarrats, también tienen un amplio currículo en obras teatrales como: Reecuentros o Una de 4 formatges. Desde un electricista hasta un autor fracasado de novelas. Por su parte Pepa Miralles encarna a una mujer trabajadora, maltratada y luchadora en la vida que sueña entre otras cosas con ser La novia de Gary Cooper. Pepa Miralles ha participado en series tan exitosas como L’Alqueria Blanca o Autodefinits. Ambos actores mantienen una complicidad especial en el escenario.

El decorado es sencillo, un simple escenario de un teatro con dos sillones encima de una escalera y un atril. No hace falta más, los dos actores saben llenar el escenario. Con pocos cambios de vestuario y un simple decorado consiguen representar una obra de teatro llena de cambios interpretativos que llama la atención del espectador.  El juego de luces y sonido  acompaña durante toda la actuación.

Otro de los aspectos curiosos es que hay varios momentos en la obra donde el actor interactúa con el público. De una forma cómica y divertida saca una sonrisa. Cabe destacar que la obra es valenciano, algo excepcional hoy en día.

La directora de esta obra, Gemma Miralles afirma: “Se trata de una comedia a veces hilarante y a veces amarga en la que estos dos personajes con falta de recursos emocionales e intelectuales pero irremediablemente encantadores, vuelven a enseñarnos sus miserias de una manera maravillosa”.

“La novia de Gary Cooper” / Fuente: María Redondo

Por María Redondo

Crítica teatral: “Dos hombre solos,sin punto com… ni ná”

Dos hombres ¿Solos?

Del 26 al 29 de abril el Teatro Flumen acoge la función “Dos hombres solos, sin punto com… ni ná”.

Cartel de la obra. Fuente: Teatro Flumen

La obra nos muestra un día cualquiera en la vida de dos peculiares amigos andaluces que comparten piso. Uno de ellos es Manolo, amo de casa que ronda los cincuenta y homosexual no reconocido. Su compañero, de piso y solo de piso a pesar de lo que se rumorea por el vecindario, es Rodrigo Ponce, un heterosexual “muy macho” que trata por todos los medios de que su amigo saque su vena más masculina para evitar que los relacionen sentimentalmente en el barrio.

Los actores, andaluces por los cuatro costados, dominan a la perfección el arte del humor y de la improvisación logrando sacar una carcajada constante al espectador, quien desde su butaca, se siente uno más de la escena representada. El punto de inflexión de esta obra cómica monologada se da cuando Manolo mira hacia platea y se da cuenta de que el salón de su casa se ha llenado de gente. Parece ser que los dos hombres no estaban tan solos como así se nos hacía creer con el título de la obra. Es en este momento cuando la participación y la interacción con el público cobra un sentido real. Los protagonistas, como buenos anfitriones, acogen al público y consiguen que éstos se sientan como en casa, tanto que algún espectador tiene la suerte o desgracia de formar parte de la obra por unos minutos participando en la propia escena, entrando al mismísimo salón. A partir de este momento, la obra toma una dirección totalmente nueva donde el espectador puede disfrutar de cada uno de los protagonistas en su faceta de monologuistas. Cabe decir que ambos, cada uno en su estilo, están soberbios.

Los temas tratados, como no podían ser otros, giran en torno a la amistad, el amor, la homosexualidad, la heterosexualidad y el sobrepeso, este último reservado única y exclusivamente a Don Manolo Medina, quién demuestra ser muy grande y no solo en cuanto a kilos se refiere.

Con grandes dosis de humor y muy poca vergüenza, los actores se desnudan (interpretativamente hablando) y sacan a relucir ese arte tan andaluz que les caracteriza. Los espectadores que decidan hacer una visita a sus nuevos vecinos de la calle Gregorio Gea han de estar preparados para las casi tres horas de mucha risa que les espera por delante para no acabar con las mandíbulas desencajadas. Viendo la obra no es de extrañar que lleve ya diez años en cartel recorriendo las principales ciudades españolas con ese sentido del  humor que nunca pasa de moda. En definitiva, todo aquel que quiera pasar un rato agradable, en familia y que no le importe reírse hasta de su propia sombra tiene una cita con dos andaluces afincados en Valencia hasta el próximo domingo. Pasen, acomódense, disfruten  y rían, sobre todo, rían.

Por Marta Martínez (@MartaMtnez)

[youtpube=http://youtu.be/YWgjvdnkedg]

Alzira se viste de cultura

Alzira se viste de cultura

La cultura llega a todos los municipios valencianos. Durante los próximos meses arte, teatro, literatura y música impregnarán Alzira. El próximo fin de semana llega cargado de estrenos.

El viernes 27 de abril se representa la obra  “La  novia de Gari Cooper” en el Gran teatro de Alzira a las 20:30 horas. Esta comedia en valenciano es apta para todos los públicos. El precio de las entradas varía de4 a8 euros.

Cartel promocional de "La nóvia de Gary Cooper". Fuente: Ayuntamiento de Alzira

El sábado 28 se cambia de género y está dedicado a la música clásica, a las 19.30 en la Casa de la Cultura.  El concierto se titula “Trío Nuevo” donde interpretarán temas de tres conocidos compositores como son Pablo Sarasate, Bela Bartok i Astor Piazzolla. El precio de la entrada es de 3 euros y reducida de 2 euros.

Para adquirir entradas u obtener más información de todos los eventos culturales puede consultar en: www.alzira.portaldetuciudad.com